1.- Los terribles y lamentables atentados ocurridos en EEUU, han
ocasionado miles de víctimas e innumerables sufrimientos en la
población. Estos han tenido un impacto mediático mundial, que no se
corresponde con las tragedias provocadas en nuestra historia reciente
por quiénes hoy han sido golpeados. Queremos lamentar igualmente el
sufrimiento al que son sometidos millones de personas, sufrimiento
omitido interesadamente por los medios de comunicación de masas.

2.- Los hechos del 11 de septiembre de 2001, no suponen en modo
alguno un choque entre la civilización occidental y la islámica, ni
pueden interpretarse sin tener en cuenta la política intervencionista
y belicista que el imperialismo viene desarrollando durante décadas
contra los pueblos. Es inaceptable la criminalización instrumentada
contra los pueblos árabes, en particular contra Palestina, Irák, y hoy
Afganistán, dónde la defensa de los derechos de las mujeres y otros
sectores sociales afganos violentados por el gobierno talibán, no se
solucionan con una intervención armada

3.- Condenamos la escalada bélica que esta impulsando EEUU, con la
complicidad del conjunto de la Unión Europea y de numerosos
gobiernos. Denunciamos el servilismo del gobierno español sostenido
con el apoyo del PSOE. Denunciamos el incumplimiento de las
condiciones expresadas en el Referéndum para la entrada del Estado
español en la OTAN (no pertenencia a la estructura militar, no al
tránsito de armamento nuclear por el territorio y desmantelamiento
progresivo de las bases). Exigimos que no se utilice el territorio
español para no facilitar ningún tipo de apoyo y que no se envíen
soldados a la guerra.

4.- Es necesario romper la lógica militarista que se basa en las
amenazas de hipotéticos enemigos para justificar la violencia en sus
diferentes manifestaciones. La paz es la aspiración legítima de todos
los pueblos cuya garantía está en el respeto riguroso a los derechos
humanos, hoy masivamente vulnerados por el capitalismo.

5.- Queremos manifestar nuestra solidaridad con l@s refugiad@s ,
especialmente con las mujeres y niñ@s, ya que en el drama de la guerra
se da una secular discriminación por motivos de género. Un ataque
militar agravaría extremadamente una situación que ya es dramática en
estos momentos.

6.- Repudiamos el papel de los medios de comunicación que potencian
los discursos y sentimientos racistas y xenófobas. Nosotr@s nos
manifestamos a favor del diálogo, la igualdad y la solidaridad entre
los pueblos.

7.- Es necesario luchar por una ciudadanía universal, como principio
básico para tener una vida digna, donde cada pueblo o cultura, pueda
decidir libremente cómo desarrollar una existencia humana justa, en
relación con l@s demás, ecológicamente sostenible y perdurable a largo
plazo.

8.- El militarismo, como medio de abordar los conflictos no sólo
genera incontables pérdidas humanas, sino que además justifica enormes
gastos militares dejando descubiertas esenciales necesidades sociales.
Por todo esto es indispensable reforzar la resistencia contra la
globalización económica y contra las dinámicas de agresión, guerra
sucia y militarismo que dicha globalización conlleva. Rechazamos
cualquier tipo de intervención militar, así como las medidas de
represión de las libertades y derechos civiles que se están
implementando al amparo de este conflicto.

9.- Porque no somos neutrales ni indiferentes estamos comprometidos
con la paz, la justicia y los derechos humanos. Hacemos un llamamiento
urgente por la paz y contra la guerra capitalista global.

10.- Entre todas y todos, paremos las guerras. Otro mundo es posible.
OTAN No, Bases Fuera

“Paremos la guerra”
Caes, España.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí