La I Asamblea Latinoamericana y del Caribe de Mujeres de la Coordinadora Latinoamericana de
Organizaciones del Campo -CLOC- y del movimiento mundial La Vía Campesina, que se celebró
en Brasilia el 2 y 3 de noviembre pasados, logró obtener dos metas fundamentales: la adopción del
enfoque de género en el conjunto de la organización campesina y el establecimiento de pautas para
garantizar la participación de las mujeres -en un 50%- en todas las instancias organizativas
nacionales, regionales e internacionales, principalmente en los espacios de toma de decisión.

El espíritu consensual y participativo de la Asamblea, permitió la elaboración de una agenda de
futuro que contempla como prioridades centrales las siguientes problemáticas: participación
política, reforma agraria y soberanía alimentaria; derechos humanos, en su sentido amplio; e
identidad y autodeterminación.
Asimismo, además de suscitar la recuperación histórica del desarrollo organizativo y propositivo
impulsado por las mujeres del campo en los 10 últimos años, la Asamblea emprendió el análisis, con
enfoque de género, clase y etnia, del neoliberalismo, lo que permite ubicar las propuestas de las
mujeres en el contexto actual.

Para encaminar dicha agenda se instó al fortalecimiento de articulaciones nacionales y subregionales
de mujeres y se validó la conformación de una articulación Latinoamericana y Caribeña, con la
participación de dos representantes por cada subregión.

Al considerar el rol estratégico de la comunicación para el encaminamiento de sus propósitos
articuladores, se contempló en las resoluciones el fortalecimiento de los mecanismos de
comunicación de la CLOC y la inclusión de un enfoque de género en ellos.

Ejes para la acción

El señalamiento de las numerosas problemáticas inherentes tanto a la omnipresencia del modelo
neoliberal como a la persistencia de diversas formas de discriminación de género, que se entrelazan
con el neoliberalismo, visibilizadas en la Asamblea, vinieron acompañadas de múltiples iniciativas y
propuestas de acción, entre las cuales se destacan:

* Consolidar un marco propositivo en relación a un proyecto de desarrollo rural incluyente e
integral, encaminado hacia la realización de una reforma agraria estratégica, sostenible y ecológica,
orientada a garantizar la soberanía alimentaria.

* Desarrollar una campaña para valorar las formas de comunicación de las mujeres de base en
todos los países, con el objetivo de recuperar su autoestima y reivindicar el derecho a la
comunicación, con vistas a la participación en el Foro sobre Comunicación y Ciudadanía, que se
realizará en septiembre del 98 en San Salvador, Centroamérica, con ocasión de la celebración de los
50 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

* Impulsar el desarrollo de tribunales internacionales de enjuiciamiento contra las empresas
productoras y comercializadoras de agrotóxicos, que afectan la salud de las mujeres y las familias
campesinas.

* Crear y potenciar espacios de denuncia organizada y sistemática de todas las formas de violencia
contra las mujeres y las niñas campesinas.

* Desarrollar campañas contra la privatización de servicios de salud, educación y luchar contra la
esterilización forzada de mujeres campesinas, indígenas y negras.

* Promover el desarrollo de un plan de atención integral para la niñez del campo.

El enfoque de género en la CLOC

Previo a la realización de su II Congreso, la CLOC ya había adoptado el principio del 50% de
participación de las mujeres en las delegaciones nacionales que concurrieron a Brasilia, la misma
que se cristalizó en un 48%, lo que constituye un precedente para la integración plena de las
mujeres a los espacios de toma de decisión y espacios de coordinación, que fue ratificada en el
evento.

Las resoluciones y propuestas que resultaron de la Asamblea de mujeres, fueron avaladas
integralmente por el 2? CLOC, lo que expresa la voluntad de la principal organización campesina a
nivel regional de poner énfasis en la igualdad entre hombres y mujeres en sus prácticas e iniciativas.

La inclusión de un enfoque transversal de género en sus contenidos, fue ratificada como un proceso
que merece la apertura de espacios específicos para las mujeres. Así la CLOC oficializó la
celebración de las Asambleas de Mujeres, previas a sus respectivos Congresos y el involucramiento
permanente de hombres y mujeres en la sustentación de dicho enfoque.

Para visibilizar las realidades de las mujeres del campo y proyectar sus propuestas hacia el mundo,
la CLOC y la Vía Campesina se sumaron a la iniciativa propuesta por la Asamblea de Mujeres, en
el sentido de realizar un evento internacional de Mujeres del Campo antes del año 2 000.