“Es un ejemplo de cómo se había gestionado la información pública durante toda la historia del país. Creemos que es importante recuperar el acta y que esté a disposición de la población. No la debe de tener el expresidente en su casa”, remarcó el representante de la organización.
 
Firma de los Acuerdos de Paz en enero de 1992, en el castillo de Chapultepec, México.
Firma de los Acuerdos de Paz en enero de 1992, en el castillo de Chapultepec, México.
 
La organización FUNDE-ALAC ya sabía con anterioridad que el acta de los Acuerdos de Paz estaba en manos del expresidente de la República, Alfredo Cristiani, y se lo comentó a personal del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP).
 
“En realidad, este era un hecho que nosotros ya conocíamos y en algún momento se lo comentamos, incluso, a personal del Instituto de Acceso a la Información Pública, cuando este caso se hizo público la semana pasada, porque en un reportaje de La Prensa Gráfica que ya ahora todos recordaron, en efecto, el expresidente Cristiani reconocía que a su salida de la Presidencia, nadie asumió la responsabilidad de resguardar ese documento y que él había decidido, unilaterlamente, llevárselo a su casa”, afirmó el representante de esa organización, Roberto Burgos.
 
“Es un ejemplo de cómo se había gestionado la información pública durante toda la historia del país. Creemos que es importante recuperar el acta y que esté a disposición de la población. No la debe de tener el expresidente en su casa”, remarcó el representante de la organización.
 
Además, consideró que el IAIP debe ser la entidad encargada de pedirle al exmandatario devolver el acta de los Acuerdos de Paz, firmados en 1992.
 
Burgos dijo que el Instituto debe “llamar y exigir la devolución” del documento, mismo que no se encontró en los archivos de la Presidencia de la República ya que no ingresó a dicho Órgano de Estado.
 
Se prevé que en lo que resta de esta semana el IAIP emita una resolución al respecto sobre este caso y la inexistencia del documento de los Acuerdos de Paz en los archivos de la Presidencia de la República se conoció la semana pasada durante una audiencia, en la que Domitila Rosario Piche Osorio interpusiera un recurso de apelación por la respuesta de la Unidad de Acceso a la Información Pública (UAIP) de la Presidencia, en la que se le comunicó que el acta no estaba.
 
Según información de la UAIP, la entidad buscó sin éxito si los gobiernos anteriores registraron o guardaron el documento de la firma para entregar una copia a la ciudadana.
 
Burgos señaló que con esta situación se evidencia cómo históricamente los funcionarios creían que era parte de su patrimonio privado la información y los recursos públicos.
 
“Es algo que pasa desde que somos República”, subrayó el representante de FUNDE-ALAC.
 
El Secretario de Participación Ciudadana, Transparencia y Anticorrupción, Marcos Rodríguez, aclaró recientemente que de comprobarse que si Cristiani guardó la copia del acta serán las instancias legales quienes determinarán si incurrió en la violación del artículo 286 del Código Penal, que establece una pena de uno a tres años de cárcel a quien oculte  documentos en perjuicio del Estado.
 
El subdirector del Archivo General de la Nación, Carlos Aguiluz, explicó, además, que la apropiación del acta de los Acuerdos de Paz violaría la Constitución de la República, ya que en su artículo 63 establece que “La riqueza artística, histórica y arqueológica del país forma parte del tesoro cultural salvadoreño, el cual queda bajo la salvaguarda del Estado y sujeto a leyes especiales para su conservación”.
 
@Datrusa
 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí